Las cinco razones por las que un negocio de franquicia puede fracasar

1.Entorno económico y social: Las variables externas, tales como los aspectos económicos, legales y tributarios, pueden sellar el destino de un negocio basado en franquicias. Aspectos como la reciente Reforma Tributaria, la tasa de cambio, el costo de las materias primas, las reformas laborales, entre otros, pueden afectar la operación y la rentabilidad del negocio.

2.Know how: La insuficiente o mal ejecutada transmisión del know how o el Saber Hacer, puede deteriorar el desempeño de la franquicia, por ejemplo, procesos de capacitación y entrenamiento insuficientes o mal enfocados y no tener mecanismos claros para que ese conocimiento se lleve a la práctica. En este caso no solo puede llegar a ser a causa del franquiciante, sino del franquiciado por su falta de interés y compromiso. En muchos casos algunas Franquicias solo se limitan a entregar los manuales de operación, pero no realizan el entrenamiento adecuado a los franquiciados.

3. Finanzas y administración: Operar un negocio con unas proyecciones financieras sin sustento, con ventas, ingresos y márgenes salidos de la realidad del mercado, manejar la empresa como su caja personal, faltar al pago de las regalías, gastar desbordadamente o, lo que es peor, gastar y costear sub estimados, pueden ser factores de alto riesgo para la sostenibilidad del negocio. Es deber del Franquiciante entregar las proyecciones de ventas de su producto y el estudio de mercado en el sitio en que se va a dar apertura a una nueva franquicia.

4. Quedarse en la zona de confort: Aunque la franquicia es un modelo probado, no quiere decir que todo esté hecho. El mercado exige constante movimiento, por lo cual se requiere leer las señales del mercado, adaptarse y responder a ellas de manera oportuna. Por lo tanto, en conjunto Franquiciante y Franquiciado deben estar alertas y crear estrategias tendientes al desarrollo de la marca, de los productos o servicios ofrecidos.

5. Selección de la franquicia adecuada: Este es uno de los aspectos más críticos, pero a su vez el que menos se toma en cuenta dentro de los factores de éxito o fracaso de un negocio de franquicia. No se trata solo de que la franquicia sea conocida, que esté al alcance de mis posibilidades de inversión o que esté en el campo de mi experiencia particular, el proceso de selección es más complejo de lo que parece.

Por ejemplo, casi nunca se considera qué tanto match hago yo, o qué tanta afinidad tengo con un tipo de franquicia en particular a partir de mi perfil personal, comercial o profesional y de esta manera entrar ganando desde el principio en este sector.